jueves, 9 de octubre de 2014

El otoño llega al pueblo


Hace unos días que llegó el otoño y como todos los años el pueblo se pone manos a la obra. Es tiempo de recoger diferentes frutos: peras, manzanas, higos, nueces, membrillos, almendras... Además de traer mucho trabajo a los piernigueses también llenan las neveras y las entradas de las casas, dejando una estampa muy bonita, fotografiada por Nerea Rebollo, que nos ha ayudado a hacer esta entrada.


El fin de toda la producción es diferente según los casos, por ejemplo tal y como nos cuenta Josefa Soto "la pera no espera" así que dura poco; lo que se suele hacer son conservas con ellas, como las peras en almíbar.


Por otra parte están los higos, que son bien conocidos en el pueblo. Por todas las calles del pueblo hay higueras. Lo que se hace es recogerlos y comerlos; alguna vez han intentado hacer mermelada de higos, pero muy pocas veces.











En cuanto a las manzanas, se tiene buena imagen de ellas ya que todos ven como pueden aguantar mucho tiempo sin ponerse malas. Las aprovechan para hacer compota de manzana o otro tipo de comidas. Es curioso que todo el mundo las guarda boca arriba.



Otro fruto que se recoge en esta época son las almendras. Se suelen preparar almendras garrapiñadas las cuales son muy conocidas en la Bureba. Para prepararlas hay que echar agua azúcar y las almendras en una sartén y dar vuelta a todo despacio despacio, para que se vaya juntando el agua con el azúcar y así se pegue a la almendra.


Por último, las nueces. Por todo el campo están presentes grandes nogales. Las nueces valen para todo el año, tan sólo las dejan secar.


 A la hora de recoger, si están abiertas caen "escucadas" y las que no hay que apalearlas con un gran palo, para que una vez en el suelo se recojan con guantes, ya que dejan las manos negras.



Ya una vez recogidas se dejan secar en las entradas de las casas, dejando unas imágenes muy propias de la temporada por todo el pueblo.